gestionydependencia.com

Entrevista con el CEO de Depencare

David González: “Tiene sentido que convivan los centros de día con cuidados a domicilio”

David González, CEO de Depencare.
David González, CEO de Depencare.
martes 19 de octubre de 2021, 10:00h

Con presencia en todo el territorio nacional, Depencare es una compañía de servicios de atención domiciliaria para personas mayores o dependientes con más de 2.000 cuidadores inscritos y más 500 familias atendidas a pesar de su juventud. Su fundador explica cómo ve este sector y los planes para una empresa que busca crecer despacio, pero también dar el salto al exterior en los próximos años.

¿Qué es Depencare?

Depencare viene de ‘dependencia’ y ‘care’, cuidado en inglés. Es una empresa joven que ofrece una solución global para el cuidado de personas mayores y dependientes a domicilio.

Entendemos que buscar a alguien para la atención a un familiar es una situación complicada y estresante. Intentamos acompañar tanto al familiar como al usuario, con un proceso digital que no requiere desplazamientos. Hacemos una evaluación de la necesidad y asignamos al cuidador más adecuado, que es quien se desplaza físicamente al domicilio para conocer al usuario y a la familia. Nos encargamos de todos los trámites laborales y, además, ofrecemos garantía de sustituciones del cuidador ilimitada.

Además, ofrecemos asistencia médica 24 horas a través de videollamada, de manera que si el usuario o algún familiar necesitan hacer una consulta médica, lo pueden hacer en cuestión de 30 minutos para tener una consulta, con informes y recetas si es necesario. Incluimos asistencia psicológica y con un nutricionista.

¿Cómo funciona el proceso para contratar un cuidador con Depencare? ¿Cómo se hace el matching entre la familia y el cuidador?

Fundé Depencare a finales de 2017, yo venía de la consultoría estratégica, por lo que era conscientes de que el ‘match’ tenía que ser muy fino.

Tuvimos muchísimas entrevistas con geriatras y médicos internistas, además de gente del sector, para definir una buena entrevista de evaluación pero muy sencilla, de 25 o 30 minutos máximo, para hacer el diseño de la necesidad de la persona, cómo es la persona y qué servicios requiere.

Tenemos una plataforma tecnológica con una base de datos de cuidadores, y hacemos un matching para presentar al cuidador idóneo a la familia.

¿Los cuidadores se dan de alta en la base de datos de Depencare? ¿Cuántos cuidadores tienen listados?

Yo creo que alrededor de 2.000 cuidadores validados, lo que implica que hacemos un estricto proceso de selección que parte de la validación del perfil curricular de la persona, y que continúa con una entrevista personal con ellos, donde analizamos comportamiento situacional y competencias. Después, si es apto, hacemos un proceso de comprobación de referencias, y si lo cumple, revisamos titulaciones y cursos o formaciones. Si pasa el proceso, entra en nuestra red y contaría con el sello de calidad de Depencare para poder prestar servicios a través de nosotros.

¿Quién contrata al cuidador?

La familia. Nosotros funcionamos como agencia de colocación autorizada y especializada en ayuda a domicilio, por lo que hacemos el contrato entre el usuario y el cuidador, el alta en la Seguridad Social, etc. Y hacemos una labor de educación en cuestiones laborales, que a veces no son tan evidentes para las familias.

¿Quién estipula el salario del cuidador?

Lo establecemos nosotros en función de las horas, de si hay que atender a una o dos personas, del tipo de formación específica que se requiere, si es trabajo de externo o interna, si el servicio es en una capital de provincia o en una pequeña localidad… Se cotiza el servicio y es el salario a pagar por la familia.

¿Cómo gana dinero Depencare?

Tenemos un modelo de ingresos transparente y claro con las familias: pagan unna cuota de selección y alta, que incluye la entrevista de evaluación, el proceso de matching, los cambios de cuidador si no les encaja, el contrato y alta en Seguridad Social, etc. Se paga una vez, y son alrededor de 250-290 euros. Y luego hay una cuota mensual que varía entre los 70 y los 120 euros, que incluye el seguimiento del servicio, garantía de sustitución ilimitada, trámites laborales -como nóminas, altas y bajas-, la asistencia médica 24 horas y la atención psicológica y nutricional.

¿A cuántas familias han atendido en Depencare desde el nacimiento de la empresa?

Habremos atendido ya a unas 550 familias.

¿Creen que durante la pandemia ha aumentado el interés por los servicios de asistencia en domicilio?

Muchísimo. Hemos notado que ha habido un proceso de concienciación por parte de las familias. Un estudio de hace unos años decía que el 87% de las personas quería mantenerse en su domicilio. A raíz de la pandemia hemos detectado que, más allá del tema del COVID, las familias se han dado cuenta de que donde mejor puede estar una persona cuando es mayor es en su propio domicilio.

Solo el 4% de las personas que están en residencias quieren seguir ahí, según dijo el año pasado en una entrevista el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Yo creo que el mundo va hacia un entorno combinado. Hay personas que quieren estar en su domicilio y otras que, por algún motivo determinado, deciden ir a residencias.

Esto hará que las residencias tengan que evolucionar su propuesta, pero creo que es un negocio que va a convivir, del mismo modo que tiene sentido que convivan los centros de día con cuidado a domicilio. Las residencias van a reducir su negocio a largo plazo y tendrán que transformarse.

Hay muchas empresas que ofrecen un servicio parecido al de Depencare, con ciertos matices. ¿Está atomizado el sector? ¿Vamos a ver procesos de consolidación, despariciones…?

Sí, percibimos que habrá un proceso de consolidación en el mercado porque han surgido muchos players. Es un mercado grande, en crecimiento y con pocas barreras de entrada.

Creo que, como cualquier mercado, se hará limpieza, quedándose con los players que ofrezcan mayor calidad y garantía, pero habrá consolidación y compras, posiblemente por parte de aseguradoras o grupos financieros, que crearán grupos grandes.

Ahora mismo hay un boom de crecimiento, con negocio para todos, pero dentro de un tiempo, solo los más eficientes en gestión de costes y los que presten un servicio más centrado en el cliente, serán los capaces de sobrevivir. Solo un 3% de las nuevas empresas se convierten en grandes empresas y solo el 22% se convierten en pymes que sobreviven. El resto quiebran en los tres primeros años.

Ahora entran muchos porque España tiene una pirámide demográfica casi invertida, con la pandemia poniendo encima de la mesa la necesidad del cuidado a domicilio, pero, de aquí a cuatro o cinco años, habrá un proceso de consolidación con muchas desapariciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios