gestionydependencia.com

Una oportunidad por aprovechar

Una oportunidad por aprovechar
martes 26 de enero de 2021, 13:00h

La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha recogido las cifras del IMSERSO sobre residencias de mayores en 2020. En España hay, en la actualidad, algo más de 389.000 plazas para una población de mayores de 65 años que supera los 9 millones de personas. Y que no dejará de crecer durante los próximos años, en lo que constituye, a partes iguales, un logro y un orgullo como sociedad.

Sin embargo, este logro hay que saber gestionarlo debidamente. Y es ahí donde fallamos. En España, a la luz de los mismos datos, faltan ahora mismo alrededor de 70.000 plazas residenciales para situarse en la ratio recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y esa cifra tampoco dejará de crecer conforme lo haga la población de mayores de 65 años. Hay cálculos que apuntan a que serán necesarias 500.000 plazas residenciales hasta 2050.

Sobra decir que esta carencia de plazas residenciales en España constituye una oportunidad para las empresas del sector: el negocio del sector residencial está garantizado durante las próximas tres décadas, donde serán necesarias grandes inversiones para abrir nuevos centros y remodelar los actuales. Algo que necesariamente tiene que ser empujado desde el sector privado si quiere jugar un papel relevante en este crecimiento. De lo contrario, deberá conformarse con adaptarse a las normas tanto de las Administraciones como de los fondos de inversión que construyan y posean los centros.

Es cierto que poseer una residencia de mayores en sí, ostentar la propiedad del inmueble y las instalaciones, no es el negocio de los grupos residenciales, cuyo valor está en saber cuidar de los mayores. En el capital humano. Pero no es menos cierto que fiar el desarrollo del negocio a promociones de terceros supone un riesgo a la hora de crecer y, sobre todo, mantenerse.

Los vaivenes del mercado inmobiliario o de la política no pueden condicionar la salud económica de las gestoras residenciales, que deben ser dueñas de su propio destino. Como poco, habrá que diversificar la forma de crecer y combinar tanto la gestión pura de centros de terceros, como el liderazgo de promociones propias. Será la única forma de ganar cuota en un mercado en el que prácticamente está todo por hacer, desde el momento en el que hacen falta más plazas nuevas de las que existen en la actualidad.

La forma en que se gestione este crecimiento creará líderes en el mercado o empresas que se verán expulsadas del mismo. En un caso intermedio, quedarán condenadas a la irrelevancia. Es el momento de construir las bases de un modelo sólido que además sea exportable por el mundo. Porque el reto demográfico de España, si bien más acusado, será similar en nuestros países vecinos. Por no hablar del esperado incremento de la longevidad en países latinoamericanos y asiáticos. Si España es capaz de alumbrar a empresas líderes capaces de gestionar todo el proceso de proyección, construcción y gestión de residencias de mayores, será capaz de conquistar un sector que se va a convertir en un pilar de la economía del siglo XXI. Y ahora es el momento de empezar. No dejemos pasar (también) este tren.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios