gestionydependencia.com

Innovación en la atención al mayor

lunes 15 de febrero de 2021, 22:20h

Uno de las funciones de AMADE es impulsar a sus asociados y mostrar el trabajo bien hecho. Nuestro sector tiene profesionales de gran valía que trabajan para dar un servicio de máxima calidad. Pondremos sobre la mesa el trabajo que dos de nuestras socias, Natalia y Diana, realizan en su Centro de Dia.

Quizás muchos conozcamos el Método Montesorí; lo que no muchos sabemos es que tiene aplicación en la terapia ocupacional del mayor desde una perspectiva muy interesante. Se trata de un método creado por la doctora Maria Montesori a principios del siglo XX y que tenía como principal objetivo incentivar la libertad y autonomía de aquellos que eran educados siguiendo la pautas de absoluto respeto y experimentación.

El propósito de este método es liberar el potencial personal de cada individuo. La neurociencia lo recoge como una metodología válida para el aprendizaje, pues parte de la estimulación que el uso de las manos hace llegar al cerebro; por ello se basa en el manejo y manipulación de objetos cotidianos, especialmente objetos que le resultan familiares o despiertan recuerdos en los usuarios. Pero ¿cómo este método puede aplicarse a la práctica diaria en un centro de día?

Diana Ballester, directora y fundadora del centro Somos Comunidad y Salud, en San Sebastian de los Reyes, con 16 años de experiencia como terapeuta ocupacional con personas mayores nos cuenta su apuesta por esta metodología en su centro. “En SOMOS COMUNIDAD Y SALUD consideramos a las personas como agentes de su propio curso vital, entendemos que las patologías y los distintos grados de dependencia, sea cual sea su origen, son oportunidades para seguir evolucionando. En SOMOS, los usuarios reciben la libertad para SER, logrando así mantener, mejorar, rehabilitar y/o adaptar las Actividades de la vida diaria. En el Método Montessori lo cotidiano es terapéutico, y lo terapéutico es cotidiano. Se trabaja con todo el cuerpo, poniendo en uso la memoria procedimental. Esta memoria es la que está involucrada en la realización de tareas de tipo motor y su evocación suele ser inconsciente, por lo que suponen la 'llave' para eludir la dificultad para recuperar información voluntariamente, que se da en el Alzheimer, y abrir la puerta al trabajo de otras funciones ejecutivas. El método Montessori aplicado a personas mayores permite el aprovechamiento de las capacidades residuales para construir nuevas capacidades, acompaña al mayor sin violentarle reduciendo así su frustración y alteraciones de conducta. Este enfoque no está reñido con la estimulación cognitiva tradicional. Lo complementa, lo enriquece". Diana afirma que esta terapia es eficaz en los casos que hemos mal considerado como perdidos, porque "nos ayuda a conectar la persona".

El método Montessorí es una filosofía de relación con las personas en los servicios de atención a la dependencia que permite ralentizar el deterioro cognitivo y disminuye los síntomas conductuales y emociones asociados a las demencias, aumentando el nivel de motivación y participación de las personas mayores. Hay varios estudios que avalan que el uso de Montessori en personas con demencia disminuye el uso de sujeciones, aumenta el nivel de participación en las actividades y permite la conexión personal con otras personas.

La apuesta por investigar nuevos y más eficientes métodos de trabajo en la atención de los mayores es la inspiración de un sector que mira hacia el futuro con la preocupación por generar una aportación de valor a sus usuarios.

Inmaculada Cerejido

Directora General de Amade

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios