gestionydependencia.com

Lo que no parece maltrato

Lo que no parece maltrato
Por Inmaculada Cerejido
lunes 21 de junio de 2021, 08:00h

Tomar conciencia del maltrato al mayor transciende a las malas prácticas profesionales con comportamientos manifiestamente incorrectos que incurren en abusos e incumplimientos de los cuidados a los que un mayor dependiente tiene derecho. Y que, desgraciadamente, en algunas ocasiones se producen. Estos malos tratos tienen el origen en personas que han perdido el sentido ético de su trabajo. Siendo la detección de estos perfiles en las plantillas de cuidadores una de las prioridades de todas las empresas de este sector.

Pero el maltrato no sólo consiste en esas terribles conductas que vienen a nuestra mente de trabajadores que abusan de aquellos mayores a quienes atienden. Tomar conciencia del maltrato al mayor tienen una gran profundidad. Maltrato es la falta de respeto, es la falta de paciencia, es la infatilización, es la negación de su voluntad, es el manejo ajeno de sus bienes….

Muchos de nuestros mayores eligen ser cuidados por sus familiares; sin embargo, el mayor índice de maltrato al mayor se produce en la familia. Para explicar este dato hace falta entender que cuidar de un mayor es algo más que quererle. Y que querer a una persona no significa que seamos capaces de ofrecer las ayudas que los grados de dependencia requieren, a veces por tiempo, otras por sobrecarga emocional y otras porque nos faltan las habilidades para ello.

Una persona dependiente necesita ayudas para superar las barreras que su dependencia le pone para poder vivir y estimulación física, mental y emocional para afrontar su día a día de manera positiva. Ambos requerimientos exigen de la profesionalización de los cuidadores.

La patronal insiste en profesionalizar el cuidado. En salir de los modelos domésticos, o la economía sumergida. No sólo porque existe un fundamento en cuanto a la correcta respuesta a las necesidades que plantea un mayor dependiente, sino porque detrás de los idílicos modelos familiares encontramos situaciones de maltrato silencioso que sólo aquellos que lo están viviendo saben. El nivel de sufrimiento de una persona demenciada o con alzeimer ante las faltas de respeto de sus cuidadores próximos no es conocido.

El valor de celebrar el día mundial de la toma de conciencia del maltrato al mayor es hacernos conscientes de que nuestro mayor sigue siendo una persona a la que debemos respetar su ritmo y su enfermedad, no gritar, no infantilizar, no obligar a aceptar aquello que no desea… Seamos conscientes de que nuestro mayor necesita ser validado en su falta de capacidad, sin que esta falta de capacidad impida que sigamos tratándole como lo hicimos.

Inmaculada Cerejido

Directora general de Amade

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios