gestionydependencia.com

El coronavirus resta a España más de un año de esperanza de vida

Coronavirus resta a España 1,24 años de esperanza de vida.
Coronavirus resta a España 1,24 años de esperanza de vida.
domingo 20 de junio de 2021, 09:00h

La pandemia de coronavirus resta a España 1,24 años de esperanza de vida. El país pierde, además, el liderazgo en longevidad en Europa.

El coronavirus ha restado a España 1,24 años de esperanza de vida, hasta situarla en 82,3 años, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata del mayor descenso en más de cuatro décadas, lo que lleva a España a tener la misma esperanza de vida que en 2012, hace casi diez años.

En 2020, según los mismos datos, el número de fallecimientos aumentó un 17,7 % en España, debido principalmente a la pandemia. Las cifras oficiales apuntan a 80.000 fallecimientos provocados por la COVID-19 en el país, con mayor incidencia entre personas mayores.

Si se analizan los datos por sexos, la esperanza de vida de las mujeres en España pasó en un año (el periodo 2019-2020) de 86,22 años a 85,07. En el caso de los hombres, se pasó de 80,86 años a 79,60.

Estas cifras han llevado a España a perder el liderato en longevidad en Europa, en favor de Malta. El país insular tiene una esperanza de vida de 82,6 años, dejando en segunda posición a España, que empata con Suecia e Italia, según datos de Eurostat. La Unión Europea se ha dejado 1,4 años de esperanza de vida media respecto a las cifras de 2019, debido al impacto de la pandemia en el continente.

Otros países europeos que han sufrido bruscos descensos en su esperanza de vida son Bulgaria (-1,7 años), Lituania (-1,5 años) y Polonia, con la misma caída de 1,5 años. Es la primera vez desde los años 60 que se observan caídas de este calibre en el continente europeo.

Coronavirus resta a España 1,24 años de esperanza de vida

El coronavirus ha sido (y es) una apisonadora que ha arrasado países sin piedad. El hecho de que se haya cebado con personas vulnerables ha provocado una mayor mortalidad que las últimas pandemias, entre las que destaca el SARS que afectó a varios países asiáticos en 2003. El mundo ya ha alcanzado la cifra de 4 millones de fallecidos por la COVID-19, según datos publicados esta misma semana.

En la actualidad, la situación empieza a revertirse gracias a la vacunación. Los países con mayores tasas de vacunación están regresando progresivamente a la ‘normalidad’ gracias al brusco descenso de contagios, hospitalizaciones y fallecimientos, que en ocasiones ya son prácticamente nulos.

En otros países, sobre todo europeos, se observa también un cambio de tendencia, si bien la tasa de cobertura vacunal con doble pauta alcanza al 30 % de la población en el mejor de los casos. Una cifra que representa menos de la mitad de lo necesario –70 %- para conseguir la llamada ‘inmunidad de grupo’, que supone contar con el número de vacunados suficiente como para dificultar la transmisión del virus.

A pesar de ello, varios gobiernos, entre ellos el de España, están comenzado a levantar restricciones, como el uso de mascarilla en exteriores, el toque de queda o las limitaciones a aforos o número de personas que se pueden reunir, todo ello en medio del riesgo que empieza a suponer la variante delta del virus, detectada por primera vez en India y que se cree que es más virulenta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios