gestionydependencia.com

Entrevista con el asesor-consultor de innovación en gerontología social y cambio demográfico

Stephan Biel: “Muchos Baby Boomers no están satisfechos con los productos y servicios que les están ofreciendo”

Stephan Biel asesora a empresas e instituciones para que mejoren sus servicios de cara a los mayores.
Stephan Biel asesora a empresas e instituciones para que mejoren sus servicios de cara a los mayores.
martes 07 de mayo de 2019, 11:00h

Su trabajo consiste en explicar a empresas e instituciones las oportunidades de negocio que trae consigo la llamada ‘Silver Economy’, que engloba a los mayores activos que buscan productos y servicios adaptados a sus necesidades de consumo. Teniendo en cuenta el cambio demográfico y el aumento de personas mayores de 65 años, el trabajo de Stephan Biel es más necesario que nunca no solo para que las empresas puedan ganar más dinero, sino para que estos consumidores se sientan mejor con la sociedad.

¿Qué es Biel Consulting?

Biel Consulting es el brand de mi actividad como facilitador-dinamizador en el ámbito de la innovación para un mejor envejecimiento. Llevo 28 años en el ámbito de la gestión sanitaria, gerontología, tecnología, calidad… Eso me permite encontrar mejores servicios para el entorno del envejecimiento y la llamada Silver Economy.

Ofrezco mis servicios como asesor y formador a Administraciones, fundaciones, empresas, hospitales, residencias… Todo lo que tenga que ver con el cambio demográfico y el envejecimiento de la población.

¿Qué buscan las empresas o instituciones cuando contactan con Biel Consulting?

Se dan cuenta de que hay un cambio en la estructura de la población, tanto en los trabajadores como en la demanda, que tiene nuevos perfiles. Ven que muchos Baby Boomers no están satisfechos con los productos y servicios que les están ofreciendo, y quieren ofrecer algo mejor.

Si vemos que se puede ampliar la cartera de servicios a una clientela específica, además de la clientela general, le ayudamos. Yo no busco cómo mejorar su economía, sino captar estos nuevos perfiles, saber cuáles son, cómo son y cómo incluirlos en la cartera de servicios de quien me contrata. Luego se mira si será rentable, a veces no supone un gran beneficio hacerlo.

Los trabajos de Biel Consulting van más allá del sector sociosanitario y se adaptan a cualquier industria.

Exactamente. Se habla mucho de los mayores activos, que demandan, pero de otra manera. Como hago formación y asesoramiento en centros residenciales, muchas veces vemos que algunos van a ser menos autónomos, pero también que hay otros perfiles que no aceptarían lo que estamos ofreciendo. Hay que buscar cómo podemos afrontar esta nueva demanda de ‘los nuevos mayores’, que entran más tarde en los centros residenciales o incluso ni entran porque tienen atención domiciliaria. Igual debemos valorar modelos como el cohousing, ampliar el servicio a domicilio, las nuevas tecnologías para que estén más tiempo en su entorno, etc.

Este trabajo requiere conocer en profundidad cómo son las personas mayores, qué buscan y qué quieren. ¿Dónde hay ahora mismo potencial de negocio para la Silver Economy?

En el turismo, por ejemplo. Hay una gran posibilidad de ofrecerles un servicio más a medida, y no tanto el modelo actual de viajes de cadena, de masas. A estos perfiles también les gusta tener algo diferente y especializado. Esto sucede a nivel internacional.

Otro sector es el de la tecnología. Hace 10 años, se buscaba cómo eliminar la brecha digital en los mayores porque tenían poca o nula experiencia con ella. Pero ahora vemos cómo hay una gran parte de personas que tienen mucha relación con las tecnologías. Por delante viene el Internet de las Cosas, donde muchas empresas podrán hacer negocio con estos perfiles. Y en residencias vemos cómo hay grandes dependientes que van a necesitar tecnologías para algunas actividades de su vida diaria porque necesitarán más atención no tanto de hospital, sino sociosanitaria.

Las personas viven más, y eso es una oportunidad para las empresas porque antes se echaba a los trabajadores mayores, pero ahora un perfil de 55 o 60 años tiene que seguir trabajando casi hasta los 70 años. ¿Esté preparado el mercado para ellos? ¿Están enfocando bien los recursos humanos el traspaso del conocimiento de estos trabajadores, del que muchas veces dependen los clientes? Es una gran oportunidad también relacionada con este cambio demográfico que a veces se ve como un gasto, pero que tiene una parte positiva.

¿Las empresas e Instituciones de España son conscientes de estas oportunidades de negocio respecto de las personas mayores o lo están pasando por alto?

Yo pienso que la sociedad española es consciente de ello. Cuando vean que otros les adelantan, se pondrán las pilas. Hay que ver lo senior como conocimiento y experiencia, alguien que sabe solucionar un problema. Eso, unido a la velocidad de los jóvenes, será un buen tándem. Pienso que ahí se puede poner el enfoque.

Pero esto no es solo cosa de España. Yo soy alemán y veo que allí a veces no son tan conscientes de este cambio demográfico porque la tasa de nacimientos ha crecido y creen resuelto el problema. Pero tienen el mismo problema que el resto, por eso la Unión Europea debe fijarse en ello; ya tienen algunos grupos de trabajo para ello.

La innovación es un nuevo enfoque. Igual te sirve lo que tienes ahora mismo, pero hay que adaptarlo. En Estados Unidos prueban más, son más abiertos y de prueba-error. Aquí somos más conservadores y a veces eso te frena para aprovechar estas nuevas oportunidades. Somos una sociedad paternalista que piensa que el de arriba te tiene que proteger, en lugar de probar e innovar.

Relacionado con esa innovación de la que nos habla está el traje modular de simulación de edad que utiliza Biel Consulting. ¿Para qué sirve exactamente?

Este traje es mi herramienta de trabajo. El traje MAX está registrado por Volkswagen, yo tengo licencia para utilizarlo. Ellos lo utilizan para conocer las oportunidades, retos y problemas de su industria, porque tienen muchos trabajadores mayores de 50 años, pero sus aplicaciones no están adaptadas a ellos, por lo que no tienen en cuenta las limitaciones de la edad. Buscaban una herramienta para analizar la ergonomía en los puestos de trabajo, así que desarrollaron este traje que te pones y te permite ver cómo afecta el envejecimiento del ser humano a hacer determinadas actividades.

Si alguien tiene limitaciones, el traje las simula y permite ver, de este modo, cómo adaptar los entornos a estas personas. Sirve para casi cualquier entorno: un arquitecto se lo puede poner y analizar dónde están los problemas de un edificio o una calle, por ejemplo. En el ámbito asistencial, además, lo utilizamos para que la gente sea más empática con los mayores. El traje me ayuda a que la gente sea consciente del cambio demográfico y cómo hay que tenerlo en cuenta en puestos de trabajo, nuevos productos y nuevos servicios.

Los mayores de 50 años hacen la mitad del consumo mundial, pero el marketing solo se enfoca por abajo. Eso es el edadismo, el asociar a los mayores con la fragilidad. Pero hay personas de menos edad que también tienen fragilidad porque han sufrido un accidente o tienen alguna discapacidad. Hay nuevas generaciones activas que requieren cambios, hacen preguntas y buscan algo diferente. ¿Por qué el Imserso no ofrece viajes a África, por ejemplo? No es que lo anterior esté mal, pero estamos en un cambio de paradigma. El envejecimiento es algo positivo con muchos retos y oportunidades.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de NGD - Negocios y Gestión de la Dependencia

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.