gestionydependencia.com

Las 10 claves para comprender el ictus y poder prevenirlo

Fundación Casaverde publica 10 claves para comprender el ictus.
Fundación Casaverde publica 10 claves para comprender el ictus.
jueves 29 de octubre de 2020, 09:00h

Fundación Casaverde ha reunido las 10 claves para comprender el ictus y la mejora del abordaje de este grave problema de salud, que se puede prevenir siguiendo unos sencillos hábitos.

Fundación Casaverde ha reunido las 10 claves para comprender el ictus con motivo del Día Mundial del Ictus, que se celebra cada 29 de octubre.

Cada año, más de 100.000 personas sufren un ictus en España, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), que además cifra en un 50 % los pacientes a los que quedará alguna secuela o fallecerán por este motivo. De hecho, el ictus es la segunda causa de muerte en España (la primera en mujeres), la segunda causa en demencias y la primera en discapacidad adquirida.

A pesar de ello, en las últimas dos décadas se han reducido drásticamente tanto la mortalidad como las secuelas. Y ello se debe a un mayor conocimiento de los síntomas del ictus, así como a un manejo mucho más eficiente de las primeras horas tras producirse.

Estos conceptos han sido recogidos por la Fundación Casaverde, que aporta 10 claves para comprender mejor el ictus en España. Explica que se trata de “la enfermedad del siglo XXI”, con una prevalencia que la Sociedad Española de Neurología estima que se incrementará un 35 % hasta 2035 respecto a los niveles de 2015, lo que se explicaría por el aumento de la esperanza de vida.

En España se calcula actualmente una incidencia de 187,4 casos por cada 100.000 habitantes, según Iberictus. O lo que es lo mismo: el 6,4 % de los mayores de 70 años, con datos de 2006 y teniendo en cuenta diferencias tanto por sexos (es más frecuente en hombres) como por lugar de residencia (en zonas urbanas se duplica el riesgo).

Fundación Casaverde publica 10 claves para comprender el ictus

Desde Fundación Casaverde alertan de que la incidencia de ictus continúa aumentando en grupos de edad más jóvenes que los citados, “lo que supone un enorme impacto en cuanto a los años de vida perdidos ajustados por calidad de vida y repercusión social y familiar”.

Según la SEN, por cada minuto que pasa desde que se ha producido el ictus, se pierden casi dos millones de neuronas y 14 billones de conexiones neuronales. Además, cada hora que pasa supone un envejecimiento cerebral superior a los tres años.

Afortunadamente, en España está vigente el llamado Código Ictus, que permite atender en cuestión de pocos minutos a cualquier paciente, al que se traslada a hospitales que cuentan con Unidades de Ictus. Un ejercicio de coordinación que permite minimizar la demora y limitar las posibles secuelas, en paralelo a reducir la mortalidad en más del 50 % de los casos.

El Código Ictus, recuerda la Fundación Casaverde, forma parte de la Estrategia en Ictus del Sistema Nacional de Salud; aunque alerta de la desigual proporción de estas Unidades según el territorio, por lo que pide “mejorar la equidad para acceder al mejor tratamiento en fase aguda”.

Como parte de esta Estrategia hay un trabajo multidisciplinar posterior al accidente, donde se busca reducir el grado de discapacidad, preservar su potencial funcional y prevenir la repetición. Se trabaja junto a médicos rehabilitadores para mejorar el estado general de salud y la autonomía del paciente, en un procedimiento continuado, coordinado e individualizado desde el punto de vista de la neurorrehabilitación.

Además, y como recuerda Fundación Casaverde, “la atención primaria es el ámbito idóneo para el seguimiento y control de los pacientes crónicos, para prevenir reagudizaciones del ictus inicial y enfermedades asociadas a este”. “El Sistema Nacional de Salud debe seguir avanzando en la fase prehospitalaria y aguda, pero, sobre todo, en la rehabilitación y cronicidad, sin olvidar la importancia de cuidarnos a nosotros mismos”, explican.

Prevenir el ictus es posible con hábitos de vida saludable

De hecho, el ictus se puede prevenir siguiendo unos sencillos hábitos de vida saludable, como recuerda la Fundación Casaverde, que cifra en 8 de cada 10 los ictus evitables con un buen control de los factores de riesgo.

A este respecto, la SEN considera factores de riesgo de ictus la hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia, tabaquismo, obesidad, vida sedentaria, consumo de alcohol, terapias hormonales y enfermedades cardiacas previas.

Como explica la doctora María Alonso de Leciñana, coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología, controlar el peso y la tensión arterial, abandonar el tabaco y reducir el consumo de alcohol, hacer ejercicio y reducir la sal en las comidas “serían los principales consejos”.

“En todo caso, cuando hablamos de prevención hablamos tanto de llevar a cabo medidas para prevenir esta enfermedad en personas que no lo han sufrido hasta el momento, mediante hábitos de vida saludables, como para evitar que el ictus se repita. No hay olvidar que el hecho de haber sufrido un ictus, es un factor de riesgo para poder sufrir un segundo. Por lo tanto, estas personas, deben seguir un tratamiento farmacológico adecuado”, apunta la doctora.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios