gestionydependencia.com

Entrevista con el médico geriatra adscrito al servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa

Dr. Jesús Medina: “Los geriatras no hemos ocupado el lugar que merecemos en el cuidado de las personas vulnerables”

Jesús Medina, médico geriatra del Hospital Severo Ochoa de Leganés, en Madrid.
Jesús Medina, médico geriatra del Hospital Severo Ochoa de Leganés, en Madrid.
martes 08 de junio de 2021, 09:00h

El doctor Medina es geriatra adscrito al servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés, en Madrid, y profesor asociado de Medicina en la Universidad Alfonso X El Sabio. Con motivo de su incorporación a la Vocalía de Gerontología del Comité Técnico-Asesor de Foro Técnico de Formación, hablamos del futuro y el presente de la Geriatría.

Se ha incorporado recientemente al Comité Técnico-Asesor de Foro Técnico de Formación. ¿En qué va a consistir su papel?

Espero aportar una visión global de los aspectos más técnicos de la geriatría, tanto hospitalaria como extrahospitalaria. También, aportar mi visión integradora de las distintas especialidades y disciplinas que atienden al anciano en su día a día.

¿Qué función tiene este Comité dentro de Foro Técnico de Formación?

Su principal cometido es revisar los contenidos de los cursos de formación, establecer nuevas líneas de formación, mejorar y actualizar los cursos que ya están en marcha y, sobre todo, innovar.

Este Comité está compuesto por importantes perfiles profesionales, entre ellos Lourdes Bermejo o Antonio Burgueño. ¿En qué sentido aportan estos nombres un plus de calidad y fiabilidad a las formaciones que ofrece FTF?

Cuando me propusieron participar en este grupo de expertos, me pareció una oportunidad buenísima para nutrirme de gente muy buena y muy diferente a mí en cuanto a trayectoria. Es un caleidoscopio muy rico de profesiones, formaciones y ámbitos de trabajo que dan mucha riqueza al grupo.

Usted es especialista en Geriatría. ¿Cree que esta disciplina está reivindicando bien su papel en la sociedad? ¿Ha demostrado la pandemia que la geriatría es necesaria o ya se sabía?

Cuando yo me formé en Geriatría decían que era la medicina del futuro y yo estaba esperando el momento en que fuera la medicina del presente. Creo que estamos en el momento de reivindicar con una fuerza mayor el papel que tiene que jugar y va a jugar en la medicina en particular y en la sociedad en general.

Hemos sido demasiado humildes y no hemos ocupado el lugar que merecemos en la importancia del cuidado de las personas vulnerables. La pandemia ha desenmascarado las deficiencias del sistema y también de la geriatría actual. Ha sido un revulsivo para recolocarnos en la sociedad.

Quizás hay mucha gente que nunca ha ido a un geriatra porque no sabe en qué le puede ayudar. Como profesional de la geriatría, ¿por qué acude la gente a estos especialistas y en qué les pueden ayudar?

La gran mayoría de personas que van a un geriatra lo hacen tras un fracaso en el seguimiento de muchos especialistas que no han aportado lo suficiente a su estado de salud o bienestar. Las personas buscan un plus de calidad y especificidad en lo que le pasa al anciano complicado.

No a todos los ancianos los tiene que ver un geriatra, pero a quienes tienen discapacidades físicas, intelectuales y problemática social, que necesitan una acción mucho más amplia y menos parcial, aporta de una manera especial el geriatra. Las personas que buscan un geriatra saben lo que están buscando: algo que no han encontrado en otras especialidades.

¿Cree que desde la Atención Primaria se fomenta la derivación al geriatra?

En áreas sanitarias donde hay geriatría hospitalaria, sí hay tradición de un par de décadas, aproximadamente, de derivación. Pero hay áreas sanitarias que no cuentan con geriatría hospitalaria, y nunca piensan en ello. También falta la geriatría en los ambulatorios de especialidades y la geriatría más cercana a la atención primaria. A veces es difícil acceder al geriatra público, y muchas de las personas que acceden al geriatra lo hacen a través de sociedades.

La Valoración Geriátrica Integral es un primer paso para evaluar a la persona. ¿Hay que vencer alguna reticencia para que personas mayores en principio sanas quieran acudir a un geriatra para ver cómo puede mejorar su vida? ¿Cree que somos muy orgullosos y que identificamos el geriatra con alguien ‘mayor’, en el sentido despectivo, y por eso no vamos a este especialista?

Yo, en mi experiencia de 25 años ejerciendo la geriatría, nunca he tenido a ningún paciente que sea reticente a que le vea un geriatra, algo que sí parece suceder a veces con un psiquiatra. El geriatra no tiene ese ‘estigma’, o yo no me lo he encontrado. Nadie dice que sea demasiado joven para que le vea un geriatra, al contrario: conozco personas jóvenes y sin patologías que quieren que les vea el geriatra. Yo les derivo a otros especialistas si en ese momento no necesitan un geriatra.

La geriatría, como todo, se puede beneficiar de la tecnología. ¿Cómo están utilizando estas nuevas tecnologías o los dispositivos conectados?

La tecnología en vigilancia, fundamentalmente en pacientes con riesgo de caídas. Se han implementado detectores de movimiento y de caídas. Y hay tecnología que ayuda a la estimulación cognitiva o para conectarse con los familiares. Terapias de reminiscencia. Para mí está siendo un descubrimiento todo el avance en cuanto a tecnología específica en el paciente geriátrico. Con la geriatrización de la medicina, técnicas o tecnologías que eran privadas para el anciano muy anciano…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios