gestionydependencia.com

Entrevista con la presidenta de CEAPs

Cinta Pascual: “Necesitamos crear un diccionario de herramientas de la dependencia”

Cinta Pascual es presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs).
Cinta Pascual es presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs).
martes 28 de septiembre de 2021, 17:00h

El 1 de octubre se celebra la Cumbre del Baby Boom, un encuentro virtual impulsado por CEAPs para presentar los pilares sobre los que sostener el futuro modelo de atención a la dependencia. La organización pide crear un diccionario con herramientas básicas para poder trabajar: recursos y funcionamientos necesarios para impulsar el sector a un nuevo nivel.

¿Por qué una ‘cumbre del Baby Boom’?

Lo que queríamos era, después de todo lo que hemos vivido y del caos de la dependencia, presentar unos pilares básicos para la transformación de los cuidados, para trabajar con la persona y con unos valores que estén presentes siempre. Habrá una parte de costes, otra de plataformas de servicio, otra donde se aprenderá cómo modificar la parte de infraestructuras y, sobre todo, una parte de sanidad universal y obligatoria para todos.

Esto es lo que planteamos, un nuevo cambio de visión del sector, mucha formación, mucha motivación de nuestro personal y herramientas básicas. Es crear unas herramientas, un diccionario de dependencia, donde haya herramientas básicas de cómo trabajar la dependencia.

¿Estas herramientas ya están desarrolladas desde CEAPs o se van a crear a partir de las conclusiones del Congreso?

Nosotros lo que vamos a hacer es plantear unas herramientas básicas. Por ejemplo, una unidad de convivencia es una herramienta. O los proyectos de vida, los planes de atención individualizada, los centros libres de sujeciones, los cuestionarios de satisfacción o potenciar la figura del referente.

Es decir, nosotros lo que explicamos es que, cuando tú quieres trabajar de una determinada manera, lo importante no es la unidad de convivencia, sino conocer a las personas y crear acciones con las personas.

Estas herramientas ayudarán a nuestros centros a crear su propio modelo, pero nosotros le pedimos a la Administración que nos marque los indicadores de resultados y satisfacciones y, a partir de aquí, que deje que los profesionales construyan en cada residencia su propio modelo en base a las personas que atiende, a los profesionales o a cada familia que hay en cada centro. Esto es lo que nosotros planteamos.

Como dice, se trata de un sector muy regulado, pero que busca una mayor personalización de los cuidados, lo que exige flexibilidad porque ni todos los centros son iguales, ni todos los usuarios tienen las mismas necesidades. Bajo este punto de vista, el primer paso sería un nuevo marco regulatorio. ¿Qué postura tiene CEAPs al respecto?

Nosotros pensamos que el cambio regulatorio es uno de los pilares de la transformación. Dentro de los pilares de la transformación, evidentemente está la atención. Primero, trabajar por valores, por cultura y por filosofía. Esto es importantísimo. Es transversal. Evidentemente, hablamos de la Atención Centrada la Persona, pero lo importante es la libertad de escoger, porque no hay ACP si no escoges dónde quieres vivir.

La otra parte es la sanidad pública y universal. Otra es la reforma de la normativa existente. Y otra es la sostenibilidad y el precio justo. Esto es básico. Hay que poner unas reglas del juego, porque al final tú eres Administración y tú quieres comprar plazas al sector. Y eso está bien, pero déjame que yo ande y camine y cree motivación en mis equipos. Es importante hacer las cosas con los equipos, y no porque me lo marque la Administración pública.

Habla de la importancia de la asistencia sanitaria. En el sector hay un amplio debate sobre la medicalización de residencias de mayores, la forma de coordinar los servicios o si el papel de hogares que tienen actualmente las residencias puede terminar. ¿Cuál es su postura?

Yo creo que nosotros, para hablar de la de la importancia de la sanidad, lo primero que hablamos es de una cartera de derechos de las personas que viven en entornos residenciales. Cuando veamos esta cartera de derechos, nos daremos cuenta de que tienen los mismos que tenemos tú y yo. O más, porque tienen dependencia, enfermedades crónicas o enfermedades crónicas avanzadas con esperanza de vida inferior a un año.

Nosotros decimos que hay que tener herramientas, un plan de atención a residencias, compartir profesionales, informatizar las residencias con los mismos equipos de atención primaria o equipos especializados en final de la vida. Fíjate la cantidad de herramientas que hay para crear ese diccionario, esa ‘Wikipedia de herramientas de la dependencia’. Construyamos nuestro modelo en base a estas herramientas y a estos indicadores de satisfacción de las personas, y no de los profesionales, de las familias o de la Administración Pública.

Otro pilar que destacan es la sostenibilidad económica de los centros y servicios. Algunas Comunidades Autónomas, y el propio Gobierno central, están inyectando más dinero en la atención a la dependencia, pero aún es insuficiente para impulsar el cambio de modelo necesario. ¿Hay una mayor concienciación de las Administraciones sobre las necesidades del sector?

Lo que estamos viendo es que hay unas desigualdades por Comunidades impresionantes. Por eso, el día 1 queremos poner los cimientos, con un precio por debajo del cual no se concierte, algo que, de alguna manera, también mejorará los precios privados. Yo creo que es importantísimo que no se trabaje por debajo del precio, porque no se pueden cumplir las normativas, pero también se tienen que modificar las normativas para que estén basadas más en la calidad.

Lo que se ve muy claro son las desigualdades, y esto hay que solucionarlo, porque las desigualdades crean personas atendidas de una forma diferente ya no dentro de España, sino de las propias Comunidades en función de dónde esté la persona.

El Congreso del Baby Boom llega en un momento en el que la pandemia empieza a remitir, y cuando las residencias de mayores están inyectando la tercera dosis a sus usuarios. ¿Cree que se ha recuperado el daño reputacional que se hizo al sector en su momento?

Se ha demostrado que hasta una quinta ola nos afecta, porque son la gente más vulnerable del sistema, donde la inmunidad dura cuatro o seis meses. La Administración tiene que entender que hemos tenido que luchar 60 días en contracorriente para conseguir esta tercera dosis. Es una carrera de fondo y nosotros nos tenemos que preparar, porque aún no se han mejorado muchas cosas.

Por lo tanto, yo creo que llega en buen momento, en un momento donde nosotros podemos respirar un poco, pero también donde tienen que tener claro que somos interlocutores necesarios, imprescindibles y que sabemos perfectamente qué hacemos.

Pero en esta Cumbre del Baby Boom no solo vamos a hablar de residencias, sino de atención domiciliaria y de revolución de los cuidados en todo el sector de la dependencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios