gestionydependencia.com

Reencuentro del sector en el IFEMA

miércoles 31 de marzo de 2021, 10:00h

Nuestro sector ha protagonizado esta semana una gran notica: “la vuelta a los encuentros presenciales”. En el ambiente, muchas ganas de contacto y mucha ilusión. Ha sido un año duro, todos necesitábamos comprobar que la vida podía volver a parecerse a la que teníamos el pasado febrero 2020. En la mente de todos estaban algunas preguntas, que no sé si nos las llevamos respondidas. ¿Reiniciamos con las mismas inercias? ¿Somos los mismos? ¿Hemos cambiado? Casi como un mantra todos repetimos la expresión “el nuevo modelo”. Pero la gran cuestión es si el sector ha cambiado o, más allá, si siente una necesidad de cambio.

Se inician las jornadas con el aplauso a una trabajadora de Clece que representa el esfuerzo y sacrificio personal de los trabajadores de los centros y su decisivo esfuerzo para salvar muchas vidas y ayudar a bien morir a aquellos que no tuvieron tanta suerte. Los profesionales de atención directa han cambiado; algunos tanto, que decidieron abandonar el sector por miedo a volver a vivir lo que vivieron. Nuestro sector, además de ofrecer reconocimiento a sus profesionales, ha de apoyar psicológica y emocionalmente a los profesionales de primera línea. Sin embargo, no escuchamos ninguna ponencia acerca de la implantación de un programa de apoyo psicológico post-traumático para trabajadores. Quizás sea una de las acciones que no deberíamos dejar pasar en este 2021.

A lo largo de los tres días han surgido ideas y señales que indican el camino que debe seguir el sector. Mas tecnología, más trasparencia, más diversidad y flexibilidad. “Inversiones grandes para ofrecer soluciones más pequeñas”. A la vez que se manifiesta la necesidad de una solución contra la desocupación.

La desocupación que padece el sector en sus servicios “outhome” podría ser más compleja que la lucha por la reputación. Los servicios “inhome” han crecido y necesitan un marco profesional de actuación para que estas empresas no pasen a ser reguladas y definidas por el sector de “agencias de colocación” o “empresas de cesión de personal”. Tenemos que estudiar las nuevas expectativas de nuestro cliente y lo que está dispuesto a pagar por ello.

Nuestro sector, lamentablemente, es utilizado por los políticos para hacer campaña. Nosotros somos empresarios y tenemos en nuestras manos un servicio necesario y valioso, con capacidad para emplear a un alto porcentaje de trabajadores y una cuota de mercado muy elevada. No somos aquello que las administraciones quieran ofrecer, el sector debe empoderarse y salir de la politización, no permitiendo ser un instrumento electoral. Hay que solicitar revisar la ley de dependencia y buscar la propia definición de oferta de servicio. Los nuevos usuarios/clientes van a elegir soluciones de calidad y quizás empiecen a planificar cómo afrontar los gastos que su vejez puede conllevar. Quizás haya que hacer ventas anticipadas de atención a la dependencia o combinar nuestra oferta con productos financieros… ¿Será esta una de las líneas del nuevo modelo?

Otro de los retos que comienza a vislumbrarse es que más difícil que tener clientes, será tener trabajadores. Un sector feminizado que necesita de una profunda revisión sobre el talento que es capaz de atraer. La mesa central del martes nos mostró a las grandes directivas del sector: ellas nos anunciaban que necesitamos herramientas de medida y análisis para buscar soluciones que se anticipen a los problemas. El rigor y los datos nos ayudarán a generar nuevos modelos de gestión más eficientes.

Las jornadas concluyen con una mesa de patronales, en la que se hace hincapié en la relación con la administración y la importancia de ofrecer un espacio que garantice la viabilidad de los servicios independientemente de la comunidad autónoma en la que se presten. Esta mesa pone el dedo en la llaga, poniendo sobre la mesa los salarios y el convenio. Si las manos que van a determinar la calidad de nuestros servicios no se sienten bien pagadas, será difícil hablar de mejoras de calidad.

La innovación, la tecnología, la personalización…. dependen en última instancia de los trabajadores.

Inmaculada Cerejido

Directora General AMADE

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios