gestionydependencia.com

Terapias no farmacológicas para enfermos de Parkinson, disponible en centros de Orpea

Terapia no farmacológica para Parkinson en Orpea.
Terapia no farmacológica para Parkinson en Orpea.
jueves 15 de abril de 2021, 11:00h

Orpea ofrece terapias no farmacológicas para enfermos de Parkinson en sus residencias y centros de mayores, en combinación con medicación, para potenciar la autonomía de los pacientes.

Las terapias no farmacológicas para personas con Parkinson son una apuesta de Orpea, que ofrece en sus residencias de mayores y centros de día un catálogo de opciones que se adaptan a las necesidades de cada usuario.

La compañía, a través de un equipo multidisciplinar, elabora un programa adaptado a cada persona basándose en sus necesidades, siempre con el objetivo de retrasar el avance de la enfermedad y potenciar su autonomía. “El tratamiento farmacológico es imprescindible, pero estas personas también requieren de una atención continuada con fisioterapia, terapia ocupacional, logopedia, psicólogo, en función de las afecciones que presente, y en nuestros centros contamos con estos profesionales, así como con terapias innovadoras y actividades eficaces enfocadas a su cuidado y bienestar”, explica Silvia Lores, coordinadora médica de Residencias Orpea.

Terapia no farmacológica para Parkinson en Orpea

Para conseguir estos objetivos, en las residencias de mayores de Orpea se busca involucrar al usuario en la propia terapia, lo cual mejora su autoestima y evita “el círculo vicioso de la incapacidad”, explica la doctora. “Para nosotros es muy importante trabajar todos los aspectos, tanto físicos como psicológicos, porque vemos que tienen resultados muy beneficiosos. Y en los centros contamos con una variedad importante de terapias que pueden elegir y que se adaptan a sus necesidades y preferencias”, apunta.

Estas terapias para Parkinson en centros de Orpea arrancan con un proceso de conocimiento previo de cada paciente, su llamada ‘historia de vida’. A partir de ella, y siempre en línea con su estado de salud, se diseña la terapia, que gana adherencia gracias a que se involucra directamente a los interesados.

Cada vez es más frecuente complementar el tratamiento del Parkinson u otras enfermedades neurodegenerativas con otros procedimientos no farmacológicos. Con ello se consigue potenciar el abordaje de una enfermedad que afecta al 4 % de los mayores de 85 años en España y al 2 % de los mayores de 65 años, según destaca Orpea: más de 150.000 personas con síntomas motores (como temblores, rigidez o lentitud al moverse) y cognitivos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios