gestionydependencia.com

Personas mayores que viven solas en España, un fenómeno al alza

Miles de ancianos viven solos en España.
Miles de ancianos viven solos en España.
miércoles 30 de mayo de 2018, 08:00h

El 22,9% de las personas mayores viven solas en España, una tendencia que se incrementa por diversas causas y que puede afectar a la salud y el bienestar de los mayores.

En España hay 4,7 millones de hogares unipersonales, de los que dos millones (el 42%) están habitados por mayores de 65 años, según la Encuesta Continua de Hogares 2017 del Instituto Nacional de Estadística (INE). La proporción de mujeres que viven solas es mayor que la de hombres, con 1,4 millones frente a 0,6 millones, algo que se explica por la mayor mortalidad de los varones. De hecho, el 76,9% de las mujeres mayores que viven solas son viudas, frente al 43,2% de los hombres.

Las cifras, destacadas por los investigadores del CSIC Antonio Abellán García, Alba Ayala García e Isabel Fernández Morales, del Departamento de Población, y por Rogelio Puyol Rodríguez, del INE, muestran una situación de soledad que viven muchas personas mayores de manera desigual. Así, por ejemplo, la mayoría de los hombres viven en pareja o con más personas y solo un 14,7% vive en soledad. En el caso de las mujeres, el 29,3% vive en soledad: menos de la mitad viven en compañía.

Causas y consecuencias de vivir solo

Tradicionalmente, las personas mayores que viven solas estaban en esa situación por la ruptura del hogar matrimonial, ya fuera por el fallecimiento de uno de los cónyuges (lo demuestra el alto porcentaje de ancianos viudos que viven solos) o por causas como la emancipación de los hijos. Sin embargo, los últimos datos indican que el aumento de los divorcios, aunque todavía poco relevante, podría hacer crecer las cifras de adultos mayores que viven solos. Asimismo, las nuevas generaciones no siempre se casan o viven en pareja, lo que provoca que al envejecer lo hagan en soledad.

Una de las consecuencias de vivir solo en la vejez es la dificultad para desenvolverse en el día a día y la afectación que puede tener esa situación sobre la salud física y, sobre todo, mental. Un problema al que se pueden ver abocadas más mujeres que hombres, y cuya solución en muchos casos pasa por ingresar en una residencia para mayores. Sin embargo, el aumento de la mortalidad femenina podría llevar a más hombres a vivir solos en el futuro, revirtiendo la tendencia que se observa desde hace décadas. De hecho, la soledad de los hombres mayores ha aumentado tres puntos en los últimos años, situándose en el 15% en 2017, según datos del INE y de Eurostat.

Durante años se ha pensado que las menores cifras de ancianos que viven solos en España respecto a países europeos se debía a los fuertes lazos familiares que tradicionalmente disfrutaba el país, pero los últimos estudios indican que podría deberse a la escasez de recursos económicos, la posesión de viviendas no adaptadas o a la insuficiencia de servicios sociales y comunitarios para poder vivir de forma independiente. Los expertos, además, buscan conocer el porcentaje de mayores que viven solos por propia voluntad, lo que permitirá diseñar estrategias para ayudar a quienes están en esa situación de manera forzosa, algo que repercutirá positivamente en su salud y bienestar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios