gestionydependencia.com

La farmacia asistencial, al detalle

La coordinación de farmacia es clave en el sistema sanitario.
La coordinación de farmacia es clave en el sistema sanitario.
martes 29 de junio de 2021, 09:00h

La importancia de contar con un servicio de farmacia en residencias y centros de mayores se hace patente conforme aumenta la esperanza de vida y afloran patologías frecuentes en personas mayores.

En los últimos años se ha conseguido un importante aumento de la esperanza de vida. Esto ha sido posible gracias a la implementación de medidas higiénico-sanitarias, el desarrollo de fármacos o la utilización de tecnología en el ámbito de la salud. Sin embargo, este aumento de la esperanza de vida ha venido acompañada del desarrollo de múltiples enfermedades, que pueden convivir en un mismo individuo, y la necesidad de incrementar el número de fármacos consumidos por cada paciente.

Esta nueva realidad ha conllevado también la aparición de problemas relacionados con la medicación (PRM) (efectos negativos asociados al uso de medicación), que han hecho que la figura del farmacéutico de la farmacia comunitaria haya tomado una relevancia especial. Estas labores desarrolladas por el farmacéutico es lo que conocemos como “Farmacia asistencial”.

Qué es la farmacia asistencial

En España, el número de farmacias comunitarias activas constituye una sólida red sanitaria cuya actividad va más allá de la dispensación de medicamentos, ya que también engloba el asesoramiento terapéutico y la promoción de la salud en lo conocido como Atención Farmacéutica. De hecho, el propio Sistema Sanitario en ocasiones ha colaborado con la farmacia comunitaria para llegar a algunos grupos de población o para reforzar el impacto de campañas sanitarias.

Por todo esto, las farmacias han mejorado y potenciado sus servicios con la intención de promover un uso racional de los medicamentos y ofrecer atención profesional asistencial. Estos servicios asistenciales pueden ser:

  1. Servicios orientados a las terapias de los pacientes. Acciones que abarcan:
    1. La revisión de la medicación pautada
    2. Resolución de dudas y asesoramiento sobre las terapias, los posibles efectos secundarios y patologías
    3. Herramientas para mejorar y facilitar la adherencia terapéutica
    4. Seguimiento farmacoterapéutico
    5. Revisión de botiquines de los pacientes
  2. Servicios orientados a la promoción de la salud:
    1. Determinación de parámetros clínicos (glucosa, colesterol, tensión arterial…)
    2. Toma de medidas antropométricas (Peso, altura, IMC, perímetro torácico)
    3. Prevención de la enfermedad mediante cribados, y riesgo apoyando al diagnóstico y detección de enfermedades no diagnosticadas
    4. Educación sanitaria mediante la divulgación de información de las campañas sanitarias
    5. Asesoramiento nutricional
    6. Asesoramiento dermocosmético

Estas actividades asistenciales se presentan como herramientas muy útiles, sobre todo en el caso de pacientes polimedicados y familiares/cuidadores de los pacientes dependientes o institucionalizados, ya que ayudan a reducir la carga asistencial, cubrir sus necesidades y asegurar un seguimiento adecuado de la terapia y de sus patologías.

Farmacias en centros de mayores

Además, construye un canal de comunicación directo entre profesionales médico-farmacéuticos que ayuda a gestionar los problemas relacionados con la medicación. Por todo ello, explican desde Atepharma, se debe fomentar la utilización de la amplia red de farmacias como un pilar que de soporte al Sistema Sanitario, colaborando con el resto de profesionales sanitarios. Esta colaboración ha de promoverse no solo en situaciones de emergencia (como en el caso de la pandemia actual), sino de forma continua y mantenida en el tiempo, ya que los servicios asistenciales de la farmacia permiten descongestionar el colapso en atención primaria al impulsar el trabajo multidisciplinar (médicos, enfermeros y farmacéuticos) para optimizar el uso de los recursos sanitarios.

Adicionalmente, la proximidad del farmacéutico comunitario con el paciente (o sus familiares/ cuidadores) permite detectar errores de administración de medicamentos e interacciones de forma rápida y eficaz mejorando así la calidad de vida del paciente. Algo que se puede subrayar poniendo en valor a la farmacia comunitaria, la labor del farmacéutico y todas las actividades asistenciales que se desarrollan para dar soporte al paciente, especialmente al paciente con patologías crónicas y polimedicado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios