gestionydependencia.com

Por qué contar con un farmacéutico de Atepharma en residencias de mayores

Por qué contar con un farmacéutico de Atepharma en residencias de mayores.
Por qué contar con un farmacéutico de Atepharma en residencias de mayores.
viernes 21 de mayo de 2021, 08:00h

La necesidad de ofrecer un servicio de farmacia en residencias de mayores capaz de adaptarse a las particularidades de cada usuario convierte a Atepharma en una opción para prestar una mejor atención.

¿Por qué contar con un farmacéutico de Atepharma en residencias de mayores? El deterioro físico y cognitivo que lleva asociado el envejecimiento se traduce en un aumento de las tasas de discapacidad. Todo esto acaba conllevando la pérdida de autonomía y estados de dependencia en la población anciana.

En muchos casos, esta dependencia para las actividades de la vida diaria, como el deterioro general y la falta de apoyo familiar o social, generan la necesidad de ingresar a estas personas en residencias para que obtengan una atención integral.

Son personas que, por norma general, tienen muchas patologías asociadas y requieren un gran número de medicamentos. Además, su estado basal les predispone a obtener malos resultados con el tratamiento o reacciones adversas.

Esta relación entre residentes y su medicación deja clara la importancia de una intervención farmacéutica en los centros de mayores, a pesar de que esta figura no siempre está representada entre el personal de estos centros. Esto es debido a que, en muchos casos, se obvia la necesidad de una figura que vele por la adecuada gestión, control y suministro de la medicación.

Ventajas de contar con farmacéutico en residencias de mayores

La mejor forma de explicar y entender las ventajas de contar con un servicio de farmacia en residencias de mayores es desarrollar cada una de las funciones que pueden desempeñar en estos centros. Lo primero que hay que revisar es el objetivo de la atención farmacéutica en centros sociosanitarios, que no es otro que conseguir una utilización segura, eficaz y eficiente de los medicamentos y productos sanitarios para contribuir a mejorar los resultados en salud de los residentes.

Por lo general, las actuaciones de un farmacéutico en residencias para mayores se pueden agrupar en dos campos. Por un lado, las intervenciones propiamente relacionadas con los medicamentos, que incluyen la elaboración de una guía de farmacoterapia que ayude en la selección de los fármacos necesarios en base a su eficacia, seguridad o frecuencia de administración.

Este grupo también se ocupa de la gestión de pedidos, lo que incluye un control de stock. Además, las residencias tienen que atender a las particularidades de almacenamiento y conservación de medicamentos, ya que algunos requieren condiciones especiales (se ha visto con las vacunas de ARN mensajero de Pfizer y Moderna, por ejemplo). El farmacéutico es la persona encargada de garantizar todas estas actividades.

Por qué contar con un farmacéutico de Atepharma en residencias de mayores

Dentro de esta gestión del depósito del medicamento también está la reposición de fármacos, el control de las caducidades, retirada de productos afectados por alertas sanitarias, adquisición de productos sanitarios adecuados para la población asistida o control del stock y uso de estupefacientes.

Por otro lado, el servicio de farmacia debe dedicarse a las personas, que sería el segundo grupo de actividades. En su caso, incluye la elaboración de las fichas farmacoterapéuticas (donde el farmacéutico se asegura de que se incluyen correctamente todos los datos referentes a la medicación que está tomando, incluyendo reacciones adversas experimentadas y posibles contraindicaciones o interacciones).

También se presta atención a la preparación de sistemas individualizados de administración de los medicamentos. Y es que en las residencias es necesario disponer de un sistema que permita ordenar la medicación individualizada para cada paciente, correctamente identificada y en un formato que facilite la administración. Para ello, contar con profesionales capacitados para esta actuación como los farmacéuticos suele ser de utilidad.

Por último, siempre es necesario prestar atención a la formación del personal de farmacia para que puedan garantizar un correcto manejo y uso de los medicamentos.

En resumen: las funciones que cumple el farmacéutico dentro de la gestión de la medicación y los pacientes de una residencia son infinitas, por lo que resulta vital que esta figura esté presente en estos centros sociosanitarios.

Desde Atepharma se ayuda a las residencias de mayores a implementar este perfil profesional con profesionales altamente cualificados, lo que ofrece a las residencias de mayores la posibilidad de contar con un robusto servicio de farmacia en un momento en el que contar con ello es más importante que nunca por el papel que están jugando estos centros en la protección y cuidado de los mayores durante la pandemia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios