gestionydependencia.com

Telemedicina en vacaciones: la solución a los problemas de salud

Cómo usar la telemedicina en vacaciones de verano.
Cómo usar la telemedicina en vacaciones de verano.
viernes 16 de julio de 2021, 09:00h

La telemedicina durante las vacaciones se convertirá en la fórmula para continuar accediendo a asistencia médica con los profesionales de siempre independientemente del lugar en el que nos encontremos.

La telemedicina ha llegado para quedarse. Prueba de ello es que las principales aseguradoras ya ofrecen este servicio a sus clientes, e incluso la sanidad pública está atendiendo a distancia a los pacientes. Algo impulsado al extremo por la pandemia, pero que ha demostrado sus bondades y, sobre todo, posibilidades.

Una de ellas es poder seguir accediendo a los médicos de siempre durante el periodo estival. En un año en el que se espera que llegue la recuperación del turismo, muchas son las familias que planean viajar durante algunos días, especialmente las personas ya vacunadas. Pero nadie está a salvo de imprevistos, y hay que tener en cuenta que muchos tratamientos médicos deben seguir su curso independientemente de la época del año. Es ahí donde entra en juego la telemedicina: ya no es necesario esperar a septiembre para asistir a esa consulta médica necesaria, pues se puede hacer a distancia desde cualquier lugar.

Telemedicina en vacaciones de verano

En este primer verano con cierta ‘normalidad’ podrían producirse casi 47 millones de consultas solo en España, según Ever Health. Una cifra a la que se ha llegado teniendo en cuenta que cada verano se registran algo más de 58 millones de consultas, de las cuales ocho de cada diez pueden despacharse online.

La compañía asegura que implementando sistemas de telemedicina avanzada la cifra de consultas a distancia podría aumentar al 92 % del total. Algo que se debe a las consultas médicas más frecuentes en verano: picaduras, quemaduras solares, problemas gastrointestinales, enfermedades del oído o cistitits, entre otras.

Problemas relacionados con el cambio de hábitos alimenticios, actividades acuáticas o el sol. Patologías que no suelen revestir gravedad y que no requieren casi nunca un seguimiento exhaustivo una vez se receta el tratamiento adecuado, por lo que son propicias para ser atendidas sin problemas a través de canales digitales. El futuro de la medicina no ha hecho más que empezar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios