gestionydependencia.com

Entrevista con la presidenta de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP)

Paca Tricio: “Si la esencia del Pacto de Toledo no funciona, habrá que cambiarlo”

Paca Tricio, vicepresidenta de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP).
Paca Tricio, vicepresidenta de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP).
martes 18 de septiembre de 2018, 17:37h

En España hay 8,7 millones de pensionistas, pero el futuro del sistema es incierto: la hucha de las pensiones ha perdido 60.000 millones de euros en menos de una década, hasta contar con poco más de 8.000 millones en la actualidad. Los pensionistas han tomado las calles para reivindicar la necesidad de llegar a un acuerdo que salve el sostenimiento de miles de familias.

Hace poco volvió a encallar el Pacto de Toledo por la diferencia de criterios entre partidos sobre la fórmula para revalorizar las pensiones. ¿Qué modelo defiende la UDP?

Que haya encallado es increíble, después de los años que llevamos reivindicando un derecho que nos corresponde. Hemos cotizado para tener pensión. Lo único que hace todo eso es poner en evidencia que no tienen claras las cosas, mientras los pensionistas llevamos muchísimo tiempo, años, perdiendo poder adquisitivo.

Los pensionistas sostienen muchas veces con pensiones exiguas e indignantes a la familia. Y ahora que tenemos un crecimiento razonable en el país, nos dicen que se revalorizan el 0,25%. Para los pensionistas fue una absoluta burla. Lo que han conseguido con esta situación es que los pensionistas estén en la calle.

Ahora hablan de añadir nuevos conceptos como el PIB o los salarios a la revalorización, pero no han explicado si eso va a beneficiar o no a los pensionistas. Han conseguido algo lamentable: que muchos ciudadanos ya no se fíen de la política. Si la esencia del Pacto de Toledo no funciona, habrá que cambiarlo. Nosotros no vamos a hacer al Gobierno su labor de desarrollar el país equitativamente, lo tiene que hacer quien representa al Estado frente a los ciudadanos. Es complicado no enfadarse.

¿Entonces no tienen un modelo preferido?

Mira, yo no estoy defendiendo mi pensión, ya la cobro. Pero queremos saber qué va a pasar con las pensiones más bajas o con las de nuestros hijos y nietos. Con los salarios de los jóvenes o la huída de muchos otros para encontrar trabajo, tenemos una complicada situación para el futuro. El nuevo Gobierno al menos ha hecho una compensación, es su labor.

En 2021, el 26% de la población española tendrá más de 65 años. ¿Cómo pueden garantizar los poderes públicos el bienestar de este grupo de población?

Tienen que hacer un cambio conceptual de cómo se reparte la riqueza del país. La hucha de las pensiones tenía decenas de miles de euros hasta hacer poco, pero el Estado necesitó un préstamo. Está muy bien prestar al Estado si hay que atender a otro colectivo o es una necesidad de país, pero hay que devolverlo.

Hemos rescatado a los bancos y encima les hemos condonado la deuda. ¿A quién han pedido permiso? Porque esa deuda cae sobre las espaldas de los ciudadanos. Espero que el nuevo Gobierno se ponga las pilas y reflexione antes de tomar medidas, porque el Parlamento está dividido.

Se habla mucho de un modelo mixto público-privado para completar las pensiones. ¿Están de acuerdo?

No todo el mundo puede acceder a un plan de pensiones, alguien que gana 500 o 600 euros al mes y tiene que mantener a su familia no puede hacerse un plan de pensiones. Es un dinero que te quitas para hacerte una hucha propia. Y encima al rescatarlo…

Deberían hacer como con los que defraudan: en lugar de pagar un 15%, pagar el 3%, ¿no? ¿Cómo va a ahorrar un joven con los miserables sueldos que les están pagando? ¿Cómo pretende alguien que se aporte para la pensión una cantidad razonable? Es imposible.

¿Están contando con ustedes a la hora de encontrar una solución al problema de las pensiones?

No. El señor Rajoy, al que he interpelado muchas veces, jamás tuvo la decencia de devolverme la llamada.

¿Y el nuevo Gobierno?

Para ser justos, llevan 100 días escasos en el poder. Todavía no nos han llamado, espero que lo hagan.

¿Y partidos de la oposición?

No. Solo nos hemos visto en conferencias o encuentros, pero sentarnos para hablar, no. A los mayores nos ningunean. No somos delincuentes, solo estamos pidiendo que se cumpla un derecho constitucional, nada más. Siempre hemos sido razonables.

La edad de jubilación se retrasó y se habla de retrasarla aún más. ¿Es positivo?

Yo creo que la edad de jubilación debería ser flexible, con una edad mínima y margen para elegir si las condiciones lo permiten. Los mayores ya no somos como antes, se han equivocado de mayores: hoy somos activos, emprendedores, con ganas y calidad de vida.

Lo que falta muchas veces es la economía, a pesar de que los mayores gastan para sí, para sus hijos, para sus nietos… Las zonas costeras de España viven en invierno de los viajes de los mayores. ¿Sabes la cantidad de trabajo que genera eso? Eso es riqueza.

De cada euro que invierte el Estado en el Imserso, obtiene 1,56.

Exactamente. Vivimos a corto, como es natural. Por eso, todo lo que sea hacer felices a los demás, lo hacemos. Somos consumidores y además seguros, porque tengas poca o mucha pensión, sabes que la vas a cobrar. Los jóvenes no. El consumo genera riqueza.

Usted es firme defensora del envejecimiento activo.

Creo firmemente en ello porque en los países desarrollados los mayores cada vez tenemos mejor calidad de vida, nos movemos e implicamos más, ayudamos a otros… Vaciamos la mochila de nuestro conocimiento de la vida, y eso también es riqueza para el país.

Algunas personas, entre ellos expertos, creen que el envejecimiento se puede revertir. ¿No supone estigmatizar algo natural?

Aquí lo único que se califica positivamente es la juventud. A nosotros nos gusta compartir con los jóvenes porque nos enseñan y enseñamos. Eso es la vida, espacios donde se comparte. Y todo eso se está perdiendo.

¿Qué planes tiene en marcha la UDP en estos momentos para mejorar la visibilidad y los derechos de los jubilados y pensionistas?

Levantarnos y contarlo como os lo estamos contando a vosotros. Los mayores somos importantes, vivimos, aportamos, somos ciudadanos de pleno de derecho. No hay que dejar que nos ninguneen y tenemos que predicar.

Cuando llegas a 65 años, no dejas de amar, de emocionarte, de tener curiosidad… Nos ponemos malos y nos rompemos la cadera, pero lo importante del ser humano es la cabeza: con ella podemos hacer lo que queramos para vivir bien, pero se necesitan pensiones que lo permitan.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(1)

+

0 comentarios