gestionydependencia.com

Centros de día para la integración de personas con enfermedades neurodegenerativas

Centros de día para personas con enfermedades neurodegenerativas.
Centros de día para personas con enfermedades neurodegenerativas.
miércoles 01 de septiembre de 2021, 23:00h

Los centros de día se alzan como lugares para fomentar la integración de personas con enfermedades neurodegenerativas, especialmente entre mayores de 65 años.

Los centros de día se están convirtiendo en una herramienta para la integración de personas con enfermedades neurodegenerativas. Así lo destacan desde los centros STIMA, que cifra en un millón de familias las afectadas por enfermedades neurodegenerativas en España. Para más datos, y según la Alianza Española de Enfermedades Neurodegenerativas, el 10 % de los mayores de 65 años y la mitad de los mayores de 85 años padecen Alzheimer en España. Una cantidad de personas muy elevada, dada la esperanza de vida en el país.

“Lo que ocasiona esa elevada esperanza de vida en nuestro país es un incremento del número de estas patologías neurodegenerativas, que constituirán el grupo de enfermedades más prevalentes en nuestro país, siendo necesario para las personas afectadas disponer de la atención sanitaria adecuada que permita prevenir su agravamiento”, explica Ana María Camacho Rodríguez, coordinadora de Neuropsicología de los centros de día STIMA.

Por todo ello, contar con centros para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas es esencial si se quiere proporcionar cuidados adecuados a estos pacientes. Los centros de día, si bien no están estrictamente especializados en estas dolencias, sí suponen un útil recurso para las familias, ya que podrán proporcionar a sus familiares un entorno seguro en el que seguir terapias personalizadas que busquen frenar la progresión de la enfermedad a la par que aumentar o preservar la autonomía.

Centros de día para personas con enfermedades neurodegenerativas

El deterioro cognitivo, una condición previa a la aparición de estas enfermedades, está presente en casi un tercio de los mayores de 65 años, al asociarse generalmente a la edad. Se calcula que la mitad de estas personas terminará desarrollando algún tipo de demencia, por lo que es esencial detectar a tiempo el llamado Deterioro Cognitivo Leve (DCL) para poder tratarlo y evitar su progresión.

Ahí es donde entran en juego los centros de día, que no solo son una potente herramienta cuando ha aparecido la demencia, sino que sirven para prestar un adecuado tratamiento casi preventivo a pacientes con deterioro cognitivo. Los profesionales de estos centros pueden analizar el comportamiento del usuario para determinar si su condición se acerca a la demencia, aunque son los neurólogos y gerontólogos quienes deben encargarse de diagnosticarlo y pautar recomendaciones que luego seguirán los profesionales del centro de día.

En estos centros, además, se trabaja la socialización del usuario y se fomenta su autoestima. “La asistencia al centro de día ofrece un lugar de encuentro con personas de edades similares, que compartirán no solo experiencias vividas, sino también valores e incluso ideas de futuro”, apunta la experta de STIMA. “Asimismo, constituye una actividad que rompe con la rutina establecida de la persona mayor, ya que el hecho de acudir presencialmente al centro le deja sin excusas para quedarse en casa”, añade.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios