gestionydependencia.com

Entrevista con el Coordinador Técnico de la Fundación Edad&Vida

Raúl Vaca: “La tecnología permitirá adaptar y mejorar el entorno físico de la persona y le permitirá vivir de acuerdo con sus deseos”

Raúl Vaca es coordinador técnico de la Fundación Edad&Vida.
Raúl Vaca es coordinador técnico de la Fundación Edad&Vida.
martes 06 de abril de 2021, 09:00h

Fundación Edad&Vida y la Fundación Tecnología y Salud han creado el Proyecto Homecare, que busca promover el uso de nuevas tecnologías en el sector asistencial para mejorar la atención que reciben los usuarios y potenciar el trabajo de los profesionales.

¿Qué es y en qué consiste el Proyecto Homecare?

En el contexto actual en el que se ha producido un cambio en el perfil tradicional de las personas que envejecen y que se incrementará, tanto en diversidad como en número, a lo largo de los próximos años, se reconoce la necesidad de atender integralmente a las múltiples dimensiones de la persona (estado físico o de salud clínica, el estado psicológico y emocional, el estado social e interrelacional, la espiritualidad, el contexto físico y económico en el que una persona vive, etc.).

La respuesta a las necesidades que se deriven de cada una de estas dimensiones y su grado de ajuste con los deseos y preferencias de las personas marcarán los niveles de bienestar y calidad de vida de las personas atendidas.

En este contexto complejo y dinámico es donde la tecnología y las diferentes soluciones existentes para la prevención en salud; vigilancia, monitorización y seguimiento de indicadores de emergencia; la intervención precoz y el manejo de patologías crónicas; la promoción de hábitos saludables y formación en salud; la reducción del aislamiento social; compartir los datos relevantes de una persona para mejorar su proceso de atención; etc. tiene un papel central.

Así, mediante el proyecto Homecare “Modelo de futuro: tecnología domiciliaria para el apoyo de la atención social y sanitaria” se desea desarrollar una estrategia dirigida a sensibilizar y concienciar a los agentes del ámbito sanitario, a otros agentes sociales y a la sociedad sobre la magnitud del problema y poner de manifiesto el valor y los beneficios que aporta la tecnología sanitaria en el ámbito domiciliario.

El producto final de proyecto será una publicación en la que analicemos la situación y necesidades de las personas mayores y de las personas con algún tipo de enfermedad crónica a lo largo de su vida. Posteriormente detallaremos el catálogo de tecnologías y soluciones sanitarias basadas en ella para responder a estas necesidades en el entorno habitual de la persona que las precise; esto es, en su domicilio. Finalmente, habrá un apartado en el que plantearemos la situación actual y planes de futuro de la atención domiciliaria sanitaria y social en ámbito domiciliario en todas las comunidades autónomas.

Para ello, hemos solicitado la colaboración de los responsables de cada territorio y, actualmente, estamos en la fase de realización de una serie de entrevistas dirigidas a conseguir este objetivo. La idea es poder extraer una serie de conclusiones y aprendizajes que serían el modelo ideal de atención domiciliaria social y sanitaria y, por supuesto, del papel de la tecnología en él que pudieran extrapolarse, con las modificaciones precisas en cada caso, a otras comunidades.

También se seleccionarán ejemplos de buenas prácticas que puedan ayudar a visibilizar, con ejemplos concretos, el papel de la tecnología en la atención a sus necesidades sanitarias y sociales en el propio domicilio de estas personas.

¿Cómo y en qué puede ayudar Homecare a mejorar estos servicios de asistencia a domicilio?

En este proyecto se desea desarrollar una estrategia dirigida a sensibilizar y concienciar a los agentes del ámbito sanitario, a otros agentes sociales y a la sociedad sobre la magnitud del problema y poner de manifiesto el valor y los beneficios que aporta la tecnología sanitaria en el ámbito domiciliario.

El objetivo principal del proyecto es la elaboración de un Plan que ponga de manifiesto la importancia de la atención domiciliaria como alternativa a la hospitalización convencional y que plantee soluciones que mejoren el acceso y conocimiento acerca de estas tecnologías, incidiendo por lo tanto en el control, bienestar y la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Existe una preferencia mayoritaria de las personas de vivir el máximo tiempo posible en su casa y aquí la tecnología sanitaria desempeña un papel fundamental, contribuyendo a que la persona permanezca el mayor tiempo posible en su casa, actuando como un modulador entre las necesidades concretas de las personas y los recursos del entorno, buscando que el entorno sea el adecuado para permitir que la persona viva en él sin recurrir a otros recursos asistenciales como un centro residencial o a cambiar de domicilio.

Se trata de plantear el desarrollo de la atención domiciliaria como una solución para que las personas con patología crónica puedan mantener el equilibrio entre el control de su enfermedad, sus necesidades, sus preferencias y deseos, el ambiente en el que vive y los recursos de los que dispone en él. Con dicho Plan se pretende analizar la situación actual, conocer las necesidades y plantear recomendaciones para su mejor abordaje.

¿Por qué creen, desde la Fundación Edad&Vida y Fundación Tecnología y Salud, que la tecnología puede mejorar estos servicios? ¿En qué sentido puede hacerlo?

La tecnología permitirá adaptar y mejorar el entorno físico de la persona y le permitirá vivir de acuerdo con sus deseos. Dicho de otro modo, las diferentes soluciones tecnológicas ayudarán a reducir el posible desequilibrio que pueda existir entre las necesidades de una persona, sus preferencias y deseos, y el entorno físico en el que vive. Así, se facilitará el empoderamiento de la persona en cuestiones de salud, a la vez que fomentamos su independencia física y autonomía decisoria.

La tecnología nos brinda la oportunidad de proveer una atención integrada que responda a las necesidades integrales de las personas en su propio domicilio en consonancia con sus deseos y preferencias manifiestas. Todo ello redundará en la mejora del bienestar y calidad de vida la persona, a la vez que se optimizan los costes de los cuidados especializados contribuyendo a la sostenibilidad del sistema.

Se trata de plantear el desarrollo de la atención domiciliaria como una solución para que las personas con patología crónica o las personas mayores con algún grado de dependencia puedan mantener el equilibrio entre el control de su enfermedad, sus necesidades, sus preferencias y deseos, el ambiente en el que vive y los recursos de los que dispone en él.

¿Por qué han apostado por la Fundación Tecnología y Salud para desarrollar este proyecto?

La Fundación Tecnología y Salud es una entidad sin ánimo de lucro creada en el año 2007 e impulsada por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), organización empresarial representante de un sector estratégico y esencial en la respuesta a la grave crisis sanitaria producida como consecuencia de la COVID-19, cuyo fin primordial es promover el conocimiento y el acceso de la sociedad a soluciones tecnológicas que contribuyan a la mejora de la salud y de la calidad de vida, así como facilitar y hacer más seguro su uso para los profesionales de la sanidad y los pacientes.

Representa el compromiso social del sector de tecnología sanitaria con la mejora de la salud y de la calidad de vida de los ciudadanos y con el conocimiento sobre el valor y los beneficios que la Tecnología Sanitaria aporta en la prevención, diagnóstico, tratamiento y control de enfermedades, y al sistema sanitario.

Por nuestra parte, Fundación Edad&Vida tiene por misión promover el conocimiento y la innovación tendentes a la búsqueda de soluciones adecuadas y específicas para la mejora de la calidad de vida de las personas mayores, impulsando la interactuación entre los diferentes agentes sociales y Administraciones Públicas,

La razón de ser de la Fundación Edad&Vida es promover la corresponsabilización, y el equilibrio, entre el sector público y la iniciativa privada, con el fin de dar respuesta a los retos económicos y sociales del envejecimiento de la población. Nace con el propósito de contribuir a interrelacionar el espacio público y privado en la promoción de actuaciones dirigidas a dar una respuesta efectiva a las necesidades de las personas mayores del futuro.

Así, parece casi natural que colaborásemos en proyectos e iniciativas que respondan a la razón de ser de ambas fundaciones y trabajemos de manera colaborativa aportando cada una nuestros conocimientos con el objetivo compartido de mejorar la calidad de vida de las personas.

¿Por qué cree que el servicio de ayuda a domicilio está despuntando y creciendo tanto durante la pandemia? ¿Es compatible con otros modelos de cuidados, como las residencias de mayores?

Actualmente, estamos viendo los efectos que ha tenido la COVID-19 en los centros residenciales de personas mayores tanto en nivel de contagios como de fallecidos. Especialmente en la primera ola. Afortunadamente, con la llegada de la vacunación se ha visto que se han reducido casi en la totalidad la aparición de nuevos contagios y brotes en las residencias.

Lo que no ha hecho el virus es eliminar la necesidad de cuidados y apoyos intensos y de larga duración, como los que se prestan en las residencias a personas en situación de dependencia. Así, existiendo la necesidad, y ante la situación generada en las residencias, es normal que emerjan y despunten otros servicios como la ayuda a domicilio.

Según lo establecido en la LAPAD el servicio de ayuda a domicilio es incompatible con el servicio de atención residencial, es decir, una misma persona no puede estar usando los dos a vez. Se entiende que una persona al vivir en una residencia ya tiene cubiertas las necesidades de apoyo y cuidados en ella.

Lo que es indudable es el encaje que ambos servicios tienen para atender con altos estándares de calidad y de manera personalizada a las necesidades, como hemos visto múltiples y complejas, de las personas de acuerdo a sus preferencias y deseos y garantizar la continuidad de servicios y apoyos.

Mediante la generación de un sistema de cuidados de larga duración flexible y en el que tengan cabida todos los servicios disponibles, evidentemente con los debidos instrumentos de coordinación, comunicación, financiación, evaluación de la calidad, etc., podremos optimizar los niveles de bienestar y calidad de vida de los individuos que, en definitiva, es el objetivo compartido de todas las entidades y profesionales de sector.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios